Tequila y fiesta mexicana el la presentación de Complot, la marca del furor trendy


¿Por qué Complot genera semejante euforia? No es una pregunta difícil de responder: porque traduce todas y cada una de las tendencias del mercado, como un catálogo de lo trendy, y lo vuelve masivo. La marca funciona como una gran tienda departamental internacional, a la manera de H&M y Forever21, con las mismas reglas, incluso casi con los mismos diseños. Pero ese es el secreto: sumar tendencia a un precio controlado.
Allí está todo. Porque si este año de crisis se usa el fluo, o los moños enormes, o el estilo tribal, el estilo Cocó Chanel, etc, por qué gastar una fortuna en algo cuya continuidad en el guardarropa es dudosa. En un momento en el que las compras son menos impulsivas y la ecuación precio-valor-durabilidad se replantea, una marca como Complot es la solución para las que queremos divertirnos y comprar algo distinto: renovarse, probar algo nuevo, cambiar. Por eso, las perlas de Chanel cuestan alrededor de $50, o una pollera a rayas muy Cocó vale $90, o una remera $60, por ejemplo.
Las grandes agencias internacionales centradas en tendencias del consumo pronosticaron un fenómeno que llamaron “Recesión chic”, que implica la necesidad del consumidor de comprar valor, y por eso la crisis marcó un regreso a las bases, a los diseños clásicos, duraderos, y a las marcas que tienen una tradición de valor.
Pero… por otro lado, los fashionistas confesos se volcaron a otra diametralmente opuesta: la moda instantánea. Por un lado, al gastar mucho dinero, hay que comprar clásicos duraderos y de calidad, de firmas reconocidas, pero para comprar lo último en tendencia, sabiendo que muere en 6 meses o un año, hay que gastar poco, y es entonces cuando estas marcas reviven, se hacen más fuertes.
Me encanta ir a Complot, siempre me dan ganas de comprar, aunque hay que saber combinarlo con prendas de otras marcas.

Quienes critican a la moda la acusan de ser una cárcel, como la dictadura de un agente macabro externo que te indica qué comprar… pero para mí, la moda es una posibilidad: una opción para verse distinta, probar otro estilo que uno nunca hubiera imaginado, ponerse algo que hace un año odiábamos, de ser alguien diferente, mutar, crecer, probar, divertirse. No hace falta ser la misma persona todo el tiempo. Y no hace falta gastar mucho para sumar tendencia.
En fin, después de esta especie de editorial, llega el evento: Complot presentó su colección en el local de Palermo, con una fiesta mexicana (muchos nachos, tacos y tequila) y una piñata (repleta de caramelos). Una vez más, cantó Anita Álvarez de Toledo, y se paseó por el lugar Leticia Bredice con una camperita de esta temporada, de cuero con tachas en la solapa.
La nena que paseaba por allí con su chupetín es la hija de la dueña, Romina, y la protagonista de la campaña de Mini Complot, la línea que desarrollan para chicos.Les dejo también unas imágenes seleciconadas del lookbook, con las prendas que mas me gustaron. Lo mejor que ví: las botas cortas con tachas, el vestido estampado con el cierre relámpago en el frente, la remera desteñida estilo batik, TODOS los vestiditos de día y las texanas, por supuesto. ¿A ustedes qué les gustó más?


Anuncios