Adelanto de invierno 2010: la campaña de BAFWeek presenta avíos, relieve y texturas

No me resulta raro, ahora que la temporada de verano se apaga junto a la liquidación, pensar en el invierno que viene, aunque sí ver a una modelo abrigadísima con lanas y corderito. De todas formas, preferí darles la primicia, no dejar pasar más tiempo: estas son las primeras imágenes que se difundieron de la campaña Otoño/Invierno 2010 de BAFWeek, que se desarrollará el 24, 25 y 26 de febrero en el Pabellón Amarillo de la Rural.
El concepto de la campaña está clarísimo: los avíos, esos elementos que le dan terminación a la prenda, como botones, elásticos, herrajes, apliques, etiquetas, cordones, cierres, hebillas, broches, entre otros.
La ropa de la campaña fue desarrollado en colaboración con diversos diseñadores y marcas, encargados de crear especialmente prendas para la producción y poder plasmar así la imagen de mujer conectada con el lado salvaje, una suerte de guerrera nórdica de otros tiempos.
Los ex Semilleros UBA-BAFWEEK Daniel Turner (ganador en la edición de Otoño/Invierno 2008) y Maia Buonarcorso (Primavera/Verano 2008-2009) interpretaron el uso del avío mientras que Apholos, Prüne (creó collares con hebillas de cinturons y trabas de cartera, por ejemplo) y Santana Textiles desarrollaron otros diseños inspirándose en este perfil de mujer que busca la llama originaria. En la foto, vemos a Johny Olmedo, de Estudio Olivera, a cargo del peinado, y a la estilista Florence Arguello junto a la modelo de la campaña: por segunda vez consecutiva, Milagros Schmoll. El fotógrafo fue Martín Traynor.
Pero no solo se trata de avíos, la campaña refleja otras tendencias del invierno, los hombros como foco principal del desarrollo de siluetas, el corderito como material privilegiado en los abrigos, las tachas y los avíos metálicos como protagonistas (ya les contaré de todo esto).
Desde hace tres ediciones, las campañas de BAFWeek desarrollan un recorrido por la ruta texil argentina, un viaje a través de los procesos que culminan en la prenda lista para usar. Por eso, en ediciones anteriores, se recorrió primero el hilo de algodón, luego la lana y finalmente el ennoblecimiento textil, que es la terminación de las prendas (limpieza, teñido y estampado) y en esta edición se dedican a los avíos, ese detalle final que cierra el proceso de confección de una prenda.

Fotos: cortesía BAFWeek.

Anuncios