BAFWeek, día 3. Retrotramando, aviadores y una pasarela peligrosa

Una de las etiquetas que más me gustan: Tramando. Esta vez, Martín Churba puso en escena RetroTramando, una mirada a la moda del siglo XX. Churba es un artista, y nada le pasa desapercibido, por eso, su ejercicio al desarrollar la lína Sr. Amor (el año pasado cubrí el desfile a beneficio del Ejército de Salvación) tuvo un impacto, y derivó en un replanteo acerca de su propio trabajo como diseñador.En ese estudio de la moda del siglo pasado, y al realizar el ejercicio de disección, descoser y reconfeccionar las prendas, Tramando le encontró el gusto a algunos íconos de la moda, pero, por supuesto, los desarrolló en clave propia. Me sorprendió ver un strapless plisado, por ejemplo, algo que no es para nada frecuente en su marca. Pero creo que fue una presentación de siluetas clásicas reversionadas por sus procesos textiles. La paleta: negro, azul acero, visón perlado, camel, borravino y acentos de lila metalizado y plata.
Y lo presentó con la presencia de Marta Minujin, y una performance de video en vivo.

María Pryor:
La pasarela olía a rosas (de hecho algunos de los presentes nos llevamos un aromatizador que deja en los ambientes el mismo aroma que hubo en el desfile) y esa fue la única puesta. Es que la colección, denominada “El jardín de los secretos”, puso en escena el universo mágico y fantástico que caracteriza a María Pryor.Como si fueran hadas o elfos, las modelos mostraron texturas vaporosas como la organza, el tul y la seda en tonalidades pastel y rosados, mixturado con el lujo del terciopelo, y el encaje, lana y algodón en verde húmedo, morados y negro. Flores, volados, bordados, apliques de encaje o tules recorrieron la pasarela en siluetas propias de la Francia del siglo XVIII, sus corsets y faldas con miriñaque, o como si la María Antonieta de Sofía Coppola asomara en el siglo XXI.

PrüneHubo algo imposible de esquivar durante el desfile de Prüne. La pasarela estuvo elevada y diseñada con una textura glossy bellísima, pero era imposible caminar. Más allá de la crítica obvia (un desfile de zapatos en el que no se puede caminar), fue imposible detenerse en la propuesta cuando casi todas las modelos resbalaban y estuvieron siempre al borde de caer (algo peligroso por la altura de los tacos pero también por la altura de la pasarela). Así que los asistentes al desfile la pasamos mal por las chicas. De verdad. A veces hay que darse cuenta cuando algo no funciona y dar el volantazo a tiempo.Más allá de eso, Prüne mostró botas de montar, borcegos con enormes solapas a la vista, tachas avejentadas y taco cuadrado, botinetas con taco Oxford abotinados de corte masculino, stilettos de glitter con taco altísimo.Las carteras: postman en cuero, baúles repletos de bolsillos, carteras de mano, shoppings bags XL en cueros mórbidos.Los abrigos se inspiraron en uniformes militares y de la aviación. Los tapados largos, chalecos de piel con cuello volcado y el corderito.El cuero con pelo, una de las grandes tendencias estuvo presente, junto a los proceso de avejentado, las napas mórbidas y las gamuzas lisas, en una paleta que privilegia el camel y el marrón. el corderito asomaba desde las solapas de los zapatos.
Un video de la pasada final, desde la primera fila:

Algo para destacar: el casting de modelos, entre las que se encontraba Romina Lanaro (se la veía de un lado para el otro junto a su hijo ) y Romina Senesi, dos de las tops internacionales.

134:
Blanco, negro y girs para Grupo 134, la etiqueta de indumentaria masculina de Romina Cardillo y Diana Muia . Combinados en sus distintas gamas y en estampas byn con motivos geométricos, la marca crea una colección integrada y coherente simple de usar. La funcionalidad es el eje. El algodón 100 por ciento Pima es la vedette de las t-shirts, mientras que la gabardina es el material de las camperas. Tipologías en apariencia simples pero con importantes detalles constructivos que diferencian a las prendas de otras.
Cook:Camuflado, verde militar y gafas de aviador. Los uniformes militares fueron protagonistas del desfile de la colección “In Love we trust”, de Cook. Con prcesos de gastados, bordados, charreteras, botones metálicos y escudos propios de la guerra de Vietnam, Cook sigue con el estilo de la aviación que mostró el año pasado. El blanco, negro, azul marino, gris, chocolate y verde militar se combinan con el nude, camel y crudo. Una novedad: el camel melange.

Fotos: cortesía BAFWeek.

Anuncios