BAFWeek, día 4. Montañas nevadas, pliegues y una etiqueta nueva


Folk. No hay mucho más por decir. En una montaña con árboles nevados (la colección se llama Snow Queen), Rapsodia se traslada a un invierno que rescata detalles del estilo étnico de los años ´70: piezas bordadas, lanares, encaje, sedas, mucho cuero, jacquard y tachas, muchas veces engalanados con brocatos y pedrería.Los colores de las estampas son brillantes: tienen guardas y las prendas combinan distintos motivos de jacquard. Hay mucha lana y detalles de piel, aplicados sobre chalecos y abrigos. El camel, como en muchas otras marcas, es uno de los colores estrella de la colección, que se combina como base (en esta colección “el camel es el nuevo negro”) con fucsia, azul y verde.

Garza Lobos:Garza Lobos debutó en BAFWeek y en su primer gran desfile como marca con TODO (de hecho fueron los responsables de la fiesta de cierre de BAFWeek y de traer a la argentina a los DJs The Misshapes). En una pasarela armada en dos pasillos, la dupla de diseñadores Rubén Troilo (ex Trosman) y Constanza von Niederhäusern mostraron una colección bellísima, llena de color. Hubo un enfoque especial sobre los materiales, ya que Constanza es especialista en hilados de ganado ovino patagónico y camélidos, así que se puedo ver géneros nobles como sedas naturales; y de fibras como el guanaco, la chinchilla, la llama, y el cashmere.En pasarela hubo muchos vestiditos ligeros, femeninos y coloridos (creados siempre sobre maniquí, y con la premisa de cortar lo menso posible la tela), pero combinados con pesados abrigos de lana. La técnica del marmolado (un sistema de teñido por baño de pigmentos que investigaron durante este último año) es una de las marcas de la colección, que se hace sin procesos industriales. El detalle es que el desfile estuvo musicalizado por los geniales The Misshapes, famosos por musicalizar los desfiles de Zac Posen, Karl Lagerfeld, etc.
En primera fila: Chloe Bello y Aíto de la Rua.
Otra buena noticia: en los próximos meses abrirán un local propio en nuestro país.

Cora Groppo: Me encanta Cora, aunque esta nueva colección no está entre mis favoritas. De todas formas tiene un concepto fuerte. Se llama Paquidérmica, porque el punto de partida para el diseño fue la investigación y observación de la piel del elefante y su recurso constructivo más poderoso fue el desarrollo del pliegue como eje.Investigaron las arrugas, textura e imperfecciones que son producto del paso del tiempo para construir un imaginario que le dio vida a la temporada de invierno 2011. Capas y superposiciones, el carácter de protección y resguardo de la piel del elefante se combinó con lo liviano de la piel humana.Por ejemplo, los sweaters están desarrollados en niveles: los más pesados realizados en galga 5, el segundo nivel en viaggiare, y el tercero en tejidos con gasa de seda natural. Las camperas y chaquetas tienen las mangas ajustadas y largas para generar pliegues. Los zapatos también trabajaron a partir de pliegues y planos de cuero.

Uma:
Otra vez clavados en principios de los ´80, UMA sigue con el rescate del encaje, los matelaseados, las cadenas, los cierres, las tachas y el cuero como ejes. La diferencia es que las chaquetas y abrigos, incluso las de cuero, fueron trabajados como si fuesen los paños. La coleccion destaca mucho las piernas,con shorts de cuero, minifaldas y pantalones slim, articulado con chaquetas, pulls y remeras 7/8.Inspirado en uniformes de los ´70, hay chaquetas rectas con abotonadura simple o cruzada, gabanes con martingalas, charreteras, botones de metal y galones que ofician como destaques de lanas compactas, telares con pasamanerías, cueros grabados y envejecidos… La paleta es militar, con tonos caqui y azules marinos. Otros colores: ByN con azules, violetas, fucsias, grises, camel y crudos…

María Vázquez:

Hubo un momento (y yo era adolescente) en el que todas sabíamos qué podíamos encontrar en María Vázquez: pequeños vestiditos de noche, sexies. Hoy no estoy tan segura de saberlo, creo que a la marca le falta un poco de identidad. Esta vez, se subieron a la tendencia general: los años 70 y el camel como color estrella.Se trata de siluetas lánguidas que se combinan con pantalones holgados, y abrigos oversize. Los géneros: satén, encaje, seda fría y organza bordada se combinan con una amplia variedad de sweaters, tapados de paño, camperas de cuero y napalan.En combinación con el camel, surgen los naranjaa, rojos, azules, dorados y bronces metalizados. Los estampas: animal print, rayas y flores.

Fotos: cortesía BAFWeek.

Anuncios