24 horas en el Llao Llao, Bariloche

Después de estar el finde largo en Punta del Este para trabajar. Me fui al Llao Llao, en Bariloche, por exactamente 22 horas. Llegué en un vuelo el jueves a las 14 horas, y regresé en el vuelo de las 13 horas del viernes. Así que entre esperas de aeropuesto y los 45 minutos que demora llegar al hotel, estuve muuuuy poquitas horas allí, pero suficientes para recorrer sus corredores. También en uno de los pasillos hay un par de boutiques de moda, entre ellas, me sorprendió ver un local de Benito Fernández. El resto, eran locales típicamente orientados al turismo, como Cardón.
En 1934, cuando la Patagonia y la región andina aun estaban prácticamente despobladas, se creó el Parque Nacional Nahuel Huapi y junto a él, un hotel internacional que potenciara el turismo.
El arquitecto argentino Alejandro Bustillo eligió el área de Puerto Pañuelo para construir el Hotel, y el 9 de enero de 1938 fue inaugurado este edificio, construído en estilo canadiense con troncos de ciprés a la vista y techo de tejuelas de alerce.El 26 de octubre de 1939 un incendio destruyó totalmente el edificio, pero fue reconstruido y reinauguró al año siguiente. Hasta que en 1978 cerró durante 15 años, y permaneció abandonado. Luego de una enorme remodelación sorprendenete, porque el casco antiguo del hotel está impecable, en julio de 1993 volvió a abrir como Llao Llao Hotel & Resort, Golf-Spa. Se trata de un hotel de montaña, con detalles de hierro, hueso, cuerno, lana de oveja y mantas de llama. Esta es la araña del salón central, una de las imágenes más famosas. En Diciembre de 2007, al casco antiguo se agregó Ala Lago Moreno (Llao Llao Luxury Suites – Moreno Lake Wing), con vista al Lago Moreno y del Cerro Tronador. Las áreas están interconectadas por un bellísimo corredor de madera. Reconozco que en un momento me imaginé el paisaje nevado y me hizo acordar a las imágnes de El Resplador (Jack Nickolson y su “Here’s Johnny”, después de romper con un hacha la puerta, y también al nene en su triciclo en los pasillos larguísimos y alfombrados).
Allí, en el tercer piso y en la habitación de la esquina, me hospedé durante mi única noche en el Llao Llao. Estaba en el Ala Moreno, con vista al Cerro Tronador. Es la parte nueva, con grandes ventanales y habitaciones amplias. Cené en el restaurante Patagonia, aunque hay otro que se llama Los Cóndores, que es el verdaderamente gourmet. Amanecí con esta vista, y un arcoiris increíble. Y fui a desayunar en el Salón Llao Llao. Pero fue un placer degustar la gastronomía patagónica y probar su pastry, que me pareció de lo mejor que he probado.Allí se hsopedaron Shakira, el diseñador Phillipe Starck, Joan Manuel Serrat, Robert Duvall, Tommy Lee Jones, Francis Ford Coppola, el ganador del Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, entre otros.
Viaje para hacer una nota que verán mañana en la revista en la que trabajo. La imagen de tapa fue tomada frente al jardín de invierno, donde se sire el Té Llao Llao.

Fotos: http://www.modahypeada.blogspot.com

Anuncios