Cata de relojes #3: J12, de Chanel

 Qué decir de la sensación de posar sobre la muñeca un reloj que es un ícono, un faro para el diseño de piezas, un clásico que revolucionó por completo la industria de la relojería. Eso pasó cuando un modelo creado por una etiqueta de moda tomó por sorpresa a toda la industria dura de la alta relojería, basada en complicaciones y los movimientos. El J12 es la prueba de que las máquinas son el fundamento, pero que una etiqueta de moda como Chanel, caracterizada por la excelencia en el desarrollo de alta costura y prêt-à-porter, sabe aquello que la mujer desea. Porque eso es el J12, un #ODD, o un Objeto de Deseo.

81I30hBb7jL._UY550_

Me tocó escribir de este modelo en la revista S/O, especializada en Joyas y relojes creada por Simonetta Orsini y en la producción de fotos de la revista, pude probármelo y sentir la cerámica de alta densidad sobre la piel  

Algo de historia: en 1987, Chanel lanzó sus primeros diseños de relojes, pero fue en el año 2000 cuando Jacques Helleu creó el primer J12, desarrollado en cerámica negra, de acabado mate. Esa fue la primera colección en emplear cerámica high tech a prueba de rayas y, desde ese momento, se convirtió en uno de los materiales más utilizados en la relojería de lujo. Sofisticado, robusto y unisex, el J12 inmaculado blanco (el emblema de las piezas femeninas) llegó en 2003 a demostrar que los más grandes inventos pueden surgir del lugar menos pensado. este es mi pequeño homenaje a la firma que logró sacudir a las grandes manufacturas suizas.  

 

Anuncios