Una invitación a hacer, junto a Flor Torrente y Agus Bruzón

Volver a hacer con las manos, de eso se trata el movimiento denominado Maker, y de eso se trató la acción que hicimos junto a Dove por el lanzamiento de Dove Soft Powder, su nuevo antitranspirante. Y esa palabra es una forma de denominar al regreso de la artesanía manual, a la revalorización de lo único, lo imperfecto. Seguramente vieron que últimamente, mucha gente elige desconectar de la vida virtual y hacer cursos de bordado, tejido en dos agujas, shibori, origami, y otras actividades que dependen de las manos. Y eso hicimos en Casa Chic, guiadas por Agus Bruzón y Flor Torrente, responsables de Helicia.

En grandes mesas, nos sentamos a tomar un té con gente desconocida, pero todas las mujeres que allí estaban estaban en una misma sintonía: todas intentando crear, en una hora, un accesorio que nos llevaríamos a casa. Parecía algo simple pero no lo fue tanto. En mi caso, tenía la idea clara de lo que quería hacer pero en el camino me encontré con la limitación del oficio que no conozco, con algunas frustraciones, y costó llevarlo adelante, pero fue una experiencia muy interesante. Por una hora, me concentré en esas pequeñas piezas, y, con paciencia, fui uniendo eslabones de cadena, piedras, cinta y plumas, para llegar a un todo. En este caso, la experiencia de #MiTiempoSoft fue conectar con una misma, crear y tomarse el tiempo para hacer. Lo logré. Por muchas mas actividades que nos reconecten con el harcer.

Anuncios